Publicado por en en Negocios
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 1794
  • 0 Comentarios
  • Imprimir

La confianza es el lugar donde reside la fidelización

inteligencia_emocionalapreton_de_manos.jpgSi estás a punto de abrir un negocio o ya tienes uno pero te da la sensación de que no funciona como debería, empieza por leer este post donde encontrarás información relevante acerca de cómo generar confianza entre tus clientes. Antes de empezar, no olvides que en Mythos360 puedes abrir tu negocio online en un par de clics. ¡Asóciate ahora!

No hay que dejar a un lado los negocios físicos cuando se habla de confianza, pues éste puede ser un error muy grave que hará muy difícil el mantenimiento del comercio en el mercado. Antaño el concepto de confianza para el mundo de los negocios era importante pero no de la misma forma de la que lo es ahora. Antes no teníamos tanta variedad a la hora de comprar o, simplemente, solo podíamos acudir a la tienda que tuviéramos más cercana. En la actualidad, y gracias al gran desarrollo de la tecnología, los límites para vender solo están en la mente del vendedor. Desde hace ya varios años la tienda más pequeña del mundo puede vender al extranjero miles de productos y facturar millones en poco tiempo, pero ¿qué ha hecho ese pequeño comercio para prosperar tanto? Ha generado confianza entre sus consumidores y estos vuelven una y otra vez.

Se podría decir que los pilares de la confianza son los siguientes:

CALIDAD

Vender un producto de calidad es algo que sin duda provocará mucho interés entre nuestro público. Y si esta calidad viene acompañada de un coste amoldado el comprador quedará satisfecho. Hoy en día, muchas compras por Internet son sinónimos de productos con bajo coste y de mala calidad, pero si haces que tu marca se diferencie del resto le empezarás a sacar mucha ventaja a tus competidores. Lo mismo pasara en el terreno físico donde los clientes tienen la libertad de buscar y buscar hasta encontrar la mejor opción. Pero un momento… ¡Pasa lo mismo si vendes servicios o información!

La materia prima (se lo que sea que vendas) es una de tus mejores cartas de presentación. Además, si te pones en la piel de tus clientes y te preguntas cuantas empresas te han decepcionado por su escasa calidad te darás cuenta de que no habrás vuelto a esos comercios.

ESTUDIA Y ESCUCHAR

Un error muy común de los nuevos comerciantes es creer que siempre tienen la sartén por el mango, pero lo verdad es que para agarrar esa sartén con fuerza y no quemarse se necesita cierto bagaje en el mundo de los negocios.

La mejor forma para que un negocio progrese es llevar a cabo un aprendizaje continuo (sobre nuestro sector, productos, planes de negocios…), rodearnos de personas entendidas en las mismas materias y aprender a escuchar las opiniones de éstas. Pero, además, ten en cuenta que al grupo que más debes de escuchar es el forman tus clientes. Si conoces a quienes te compran podrás saber qué ofrecerle y cuál sería la mejor forma para hacerlo.

En los consumidores hay que generar la sensación de que nuestra empresa está ahí para atenderles en todo lo necesario y está sensación tendrá que ser real. Todos los comentarios que se viertan sobre tu negocio te ayudarán a mejorar, no importa si son negativos porque de este tipo de opiniones también se aprende.

SE SINCERO Y AMIGABLE

Todo lo que hagas en el mundo de los negocios tiene que tener la sinceridad como bandera. Las personas le damos nuestra confianza a las empresas que nos parezcan lo más francas con nosotros. En este sentido sería muy interesante crear una sensación de cercanía (las redes sociales son perfectas para esta labor) en la que consumidor y empresa se pudieran conocer y sincerar. Lo ideal para dirigirnos a los clientes es ser dar un mensaje creíble y amigable, pero no pienses que con escribir mil emoticonos sonrientes te ganarás la confianza de tus posibles consumidores.

En los comercios físicos también habría que ser lo mismo y nuestra táctica sería atender a nuestros clientes de forma amigable e intentar dar un trato personalizado (en la medida a lo posible). No olvides que las sonrisas son gratis.

Ya me he ganado la confianza de mis clientes, ¿y ahora qué? Deberás seguir trabajando para mantener esa confianza día a día y con cada uno de tus actos.

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Jueves, 12 Diciembre 2019

Acceso

Accede con Facebook

Están Online:

234346
INVITADOS
6
MIEMBROS